Código Penal: Delito Leve

Escrito por Juan Gomez De Laserna

Abogado de familia y colaborador en medios especializados


El Código Penal clasifica los delitos según su gravedad, siendo los Delitos Leves aquellos con menor gravedad y sanción. Aunque su castigo es menor, su impacto en la sociedad y las personas afectadas no debe ser subestimado. A continuación, exploraremos qué constituye un delito leve y cómo se trata legalmente.

Tipos de conductas consideradas como delitos leves según la ley

Los delitos leves, también conocidos como faltas, son infracciones penales de menor gravedad. Un delito se considera leve si la pena que conlleva es inferior a los cinco años de prisión. Algunos ejemplos de delitos leves según la ley incluyen:

1. Delitos leves de lesiones: Ocurren cuando una persona causa daño físico a otra sin intención de causar un daño grave.

2. Delitos leves de hurto: Se considera hurto a la apropiación ilegítima de bienes muebles ajenos de valor reducido.

3. Delitos leves de daños: Ocurren cuando una persona causa daños a una propiedad ajena de valor reducido.

4. Delitos leves de amenazas: Se produce cuando una persona amenaza a otra con causarle un daño a su persona, su libertad, su honor o sus bienes.

5. Delitos leves de coacciones: Ocurren cuando una persona obliga a otra a realizar o abstenerse de realizar un acto en contra de su voluntad.

6. Delitos leves de falta de respeto y consideración: Se producen cuando una persona falta el respeto o consideración a la autoridad o a sus agentes.

7. Delitos leves de desobediencia a la autoridad: Ocurren cuando una persona desobedece a la autoridad o a sus agentes.

8. Delitos leves de injurias: Se produce cuando una persona ofende el honor de otra.

Es importante tener en cuenta que la ley puede variar según la jurisdicción, por lo que lo que se considera un delito leve en un lugar puede ser considerado un delito más grave en otro. Además, las circunstancias en las que se comete el delito también pueden afectar a la gravedad del mismo.

Diferenciando delitos leves de los menos graves: Claves para entenderlos

Los delitos se clasifican en función de la gravedad de la conducta y las consecuencias que derivan de ella. En este sentido, podemos diferenciar entre delitos leves y delitos menos graves.

Delitos leves: También conocidos como faltas, son aquellos que conllevan una menor gravedad y, por lo tanto, las sanciones también son menores. Ejemplos de delitos leves son las lesiones leves, las amenazas no condicionales, las coacciones leves o los hurtos de pequeña cuantía. En estos casos, las sanciones suelen ser penas de multa o trabajos en beneficio de la comunidad.

Delitos menos graves: Son aquellos que presentan una gravedad intermedia entre los delitos leves y los graves. Son delitos menos graves las lesiones que requieran asistencia médica, los hurtos de cuantía mayor a los leves pero menor a los graves, o las amenazas condicionales. Las penas en estos casos pueden ser de prisión de hasta 5 años o multas de cuantías superiores a las de los delitos leves.

Es importante destacar que la diferencia entre ambos tipos de delitos no sólo reside en la gravedad de la conducta, sino también en las consecuencias jurídicas que conllevan, tanto en lo que respecta a la pena impuesta como a las consecuencias en términos de antecedentes penales.

El estudio del Código Penal y los Delitos Leves requiere una gran atención a los detalles. Asegúrate de entender la diferencia entre los delitos leves y los delitos graves, ya que cada uno conlleva sus propias consecuencias legales y penales.
Recuerda que aunque un delito pueda ser considerado «leve», aún puede tener un impacto significativo en la vida de una persona, incluyendo multas, sanciones y posibles antecedentes penales.
Mantente actualizado con las últimas enmiendas y cambios en la ley penal para garantizar una comprensión precisa y completa del tema.
Siempre es útil buscar asesoría legal profesional cuando se trata de asuntos legales complejos, como el Código Penal.

Deja un comentario