Incapacidad permanente debido a depresión crónica

Escrito por Juan Gomez De Laserna

Abogado de familia y colaborador en medios especializados


La incapacidad permanente es una situación que puede derivarse de diversas condiciones de salud. Entre ellas, la depresión crónica destaca por su impacto en la calidad de vida y la capacidad laboral de quienes la padecen, llevándoles en ocasiones a un estado de invalidez. Este artículo abordará el análisis de esta problemática.

Determinando el punto en el que la depresión se vuelve crónica

La depresión crónica, también conocida como distrés o depresión mayor persistente, se determina principalmente por su duración. La depresión se considera crónica cuando los síntomas duran dos años o más. Estos síntomas pueden incluir:

  • Tristeza persistente o sentimientos de vacío
  • Perdida de interés en actividades disfrutadas previamente
  • Alteraciones del sueño o del apetito
  • Problemas de concentración o toma de decisiones
  • Sentimientos de inutilidad o culpabilidad excesiva
  • Pensamientos de muerte o suicidio

Además, para que se diagnostique una depresión crónica, los síntomas deben causar angustia clínica significativa o impedimentos en áreas importantes de la vida cotidiana, como el trabajo o las relaciones. Los individuos con depresión crónica pueden experimentar períodos de síntomas menos severos, pero raramente disfrutan de períodos prolongados sin síntomas.

Es importante resaltar que la depresión es una enfermedad seria que necesita atención médica. Si se sospecha de depresión crónica, es crucial buscar ayuda de un profesional de la salud mental.

Grado de discapacidad asociado a la ansiedad y depresión

La ansiedad y la depresión son trastornos de salud mental que pueden tener un impacto significativo en la vida diaria de una persona. Sin embargo, el grado de discapacidad asociado a estos trastornos depende en gran medida de la gravedad de los síntomas individuales y de cómo afectan a las capacidades funcionales de la persona.

Ansiedad: En casos graves, la ansiedad puede causar una discapacidad significativa.

Puede afectar la capacidad de una persona para trabajar, mantener relaciones saludables y llevar a cabo tareas diarias. Los ataques de pánico severos, por ejemplo, pueden ser incapacitantes.

Depresión: La depresión puede ser moderada a severa, y en su forma más grave puede ser considerada una discapacidad. Puede afectar la capacidad de una persona para trabajar, la concentración, el sueño y el apetito, así como la capacidad para disfrutar de las actividades que solían ser placenteras.

Es importante mencionar que cada individuo experimenta la ansiedad y la depresión de manera diferente, por lo que el grado de discapacidad puede variar ampliamente. El diagnóstico y el tratamiento tempranos son claves para ayudar a las personas a manejar estos trastornos y reducir su impacto en la vida diaria.

El reconocimiento de la ansiedad y la depresión como discapacidades depende de cada jurisdicción y de los criterios utilizados por las instituciones de salud y las autoridades de seguridad social. En algunos contextos, pueden ser reconocidos como tales cuando limitan significativamente la capacidad de un individuo para realizar actividades normales de la vida diaria.

Enfrentar la depresión crónica puede ser un desafío abrumador. Si estás considerando solicitar una incapacidad permanente debido a esto, es esencial que te informes bien acerca del proceso y los criterios necesarios para calificar.
Busca asesoramiento profesional en el campo de salud mental y legal. La evidencia médica será vital para respaldar tu caso, así que asegúrate de tener un seguimiento constante con tu médico o psiquiatra.
No te des por vencido si tu solicitud inicial es rechazada, muchas personas tienen que apelar antes de obtener la aprobación.
Finalmente, recuerda que pedir ayuda no es una señal de debilidad, sino un paso importante para cuidar de tu salud mental. Es importante que busques apoyo en tu familia, amigos o grupos de apoyo para personas con depresión.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad