El cierre contable del “buen contable”

         Para romper el hielo, voy a empezar con un chiste malo, preguntando cuál es la profesión más extendida en el mundo. ¿Lo sabéis? Pues es la de contable. ¿Y tantos contables hay en el mundo? Efectivamente, todos somos contables, pues todos nos podemos contar. Sé que hay millones de chistes mejores, pero no hablan de contables. Y, aunque como excusa resulte un tanto pobre, ya avisé de que el chiste era malo.

Roto el hielo con más pena que gloria, os diré que hoy os quiero hablar, cómo no, de los contables y, más concretamente, de una de las tareas que van a tener que realizar durante los próximos meses: El Cierre Contable.

Antes de entrar en materia, voy a lanzar otra pregunta más; ¿es valorada la figura del contable como debiere serlo? A mi juicio, la profesión de contable está un tanto desvirtuada. Seguramente se deba a la vaga definición que acompaña a esta profesión, porque ¿Qué es un contable realmente? Según el chiste está bien claro ¿no?, es un tío que se puede contar. Pero, aunque suene precisamente a chiste, si esta pregunta la hiciésemos a mil personas, seguramente obtendríamos mil definiciones diferentes. Existe una gran ambigüedad en cuanto a cuáles son las funciones de este colectivo, debido en mayor medida a las bajas barreras de penetración existentes. Quizás el bajo valor venga asociado también a que históricamente se ha tenido un concepto un tanto rancio y descafeinado de la labor que desempeñan estos profesionales. No es un trabajo lucido, por decirlo escuetamente. Pero, sobre todas estas cosas, lo que más daño ha hecho a la profesión, es que no se cuenten buenos chistes de contables. De “doctores” sí los hay, ¿veis?.

El buen contable es alguien comprometido con su trabajo y, por ende, con su empresa.  El buen contable, aun no ha terminado de repartir abrazos, besos y felicitaciones entre sus más allegados tras las campanadas de Nochevieja, con el regusto dulzón de las uvas todavía en el paladar, y ya está deseoso de volver a la oficina, pues sabe que tiene por delante arduos retos; el cierre trimestral y, acto seguido, el cierre contable. Mientras la mayoría de los mortales se pasan el mes de enero cogiendo ritmo laboral, e incumpliendo los buenos propósitos de Año Nuevo, el buen contable se lo pasa contabilizando con mano firme los últimos asientos de 2.014, y haciendo verdaderos juegos malabares para que el resultado del ejercicio sea el “deseado” por la dirección de la empresa.

Ahora, el buen contable tiene unos meses por delante para preparar el cierre contable del ejercicio 2.014, y este trabajo requiere de una gran profesionalidad y esfuerzo. Para que la dirección de la empresa pueda valorar mejor este trabajo opaco, realizado desde la sombra, os indico a grandes rasgos los pasos que debe seguir el buen contable antes de obtener el cierre definitivo del ejercicio. Al tiempo, si esta guía le puede servir a algún contable urgido, me daré por más que satisfecho. Resalto que esta guía es solamente para PYMES, ya que el mundo de las grandes empresas es otro mundo, y el buen contable se convierte en otra cosa. Cosa con otro estatus, digno probablemente de buenos chistes.

Pequeña guía de lo que hace el buen contable, entre otras cosas, para cerrar un ejercicio:

  • Comprueba que el asiento de apertura del ejercicio que va a cerrar, coincida con el de cierre del ejercicio anterior.

       Ordenado por Grupos Contables:

  • GRUPO 1
    • Comprueba si han habido variaciones en el Capital Social de la empresa.
    • Comprueba que se haya contabilizado la distribución de resultados del ejercicio anterior.
    • Comprueba si se han regularizado los saldos de las Subvenciones de Capital.
    • Comprueba si se han periodificado los saldos de las deudas a L/P con entidades de crédito.
  • GRUPO 2
    •  Revisa las facturas recibidas por si se ha contabilizado alguna adquisición de inmovilizado como gasto por error.
    • Comprueba que las adquisiciones de inmovilizado se han clasificado en sus subcuentas correspondientes.
    • Comprueba que el inmovilizado superior a 3.005,05 € se ha contabilizado como bien de inversión.
    • Comprueba que este inmovilizado se encuentra desglosado en subcuentas por elementos.
    • Comprueba que las ventas de inmovilizado se han contabilizado adecuadamente.
    • Comprueba que las Fichas de Inventario tienen los % de amortización correctos.
    • Comprueba que estas Fichas de Inventario cuadren con los saldos de contabilidad.
    • Comprueba que se haya contabilizado la Amortización del ejercicio.
  • GRUPO 3
    • Comprueba que se haya contabilizado la variación de existencias a final de año.
  • GRUPO 4
    • Comprueba los saldos deudores de proveedores y acreedores.
    • Comprueba los saldos acreedores de los clientes.
    • Comprueba que el saldo de las remuneraciones pendientes de pago se corresponde con las nóminas no pagadas en el ejercicio.
    • Comprueba que se hayan realizado todas las periodificaciones
    • Comprueba que se haya contabilizado el asiento de regularización de IVA a 31-12-XX.
    • Comprueba que los saldos del subgrupo (47) Administraciones Públicas, coinciden con los impuestos correspondientes:
      • El importe del modelo 303 del 4º Trimestre coincide con el saldo de la cuenta 4700 o 4750.
      • El importe del modelo 349 coincide con las subcuentas de IVA por adquisiciones o entregas intracomunitarias.
      •  El importe del modelo 200 (IS) coincide con el saldo de la cuenta 4709 0 4752.
      • El saldo de las cuentas (472) (473) y (477) es CERO a 31-12-XX.
      • El saldo de la cuenta 4751 coincide con la suma de los modelos 111 y 115 del 4º trimestre.
      • El saldo de la cuenta 476 coincide con los Seguros Sociales de Diciembre.
  • GRUPO 5
    • Comprueba que los saldos de las cuentas por deudas con entidades de crédito a C/P coinciden con el capital pendiente de amortizar en el periodo de un año.
    • Comprueba que los saldos de las cuentas (5201) coinciden con el saldo del extracto bancario.
    • Comprueba cuál es el saldo de las Cuentas Corrientes con Socios
    • Comprueba cuál es el saldo de las Cuentas Partidas Pendientes de Aplicación
    • Comprueba el saldo de caja durante todo el año
    • Comprueba que el saldo de las cuentas 572 coincide con el de los extractos bancarios a 31-12-XX.
  • GRUPO 6
    • Comprueba que las cuentas de gastos se hayan clasificado correctamente.
    • Comprueba que las cuentas de gastos no presentan saldo acreedor (salvo las que sí lo puedan tener. Por ej: 608-609…).
    • Comprueba que hayas contabilizado correctamente el Impuesto sobre Sociedades
    • Comprueba que el saldo de la cuenta 621 coincide con la base de retenciones del modelo 180.
    • Comprueba que el saldo de la cuenta 640 más las bases imponibles de las facturas de profesionales con retención, coinciden con la base de retenciones del modelo 190.
    • Comprueba que la cuenta 641 recoja las indemnizaciones.
    • Comprueba que la cuenta 649, entre otras, recoja las dietas de los trabajadores.
    • Comprueba que el saldo de la cuenta 642 coincida con la Seguridad Social a cargo de la empresa.
    • Comprueba si los gastos fiscalmente no deducibles están localizados
  • GRUPO 7
    • Comprueba que las cuentas de ingresos se hayan clasificado correctamente.
    • Comprueba que las cuentas de ingresos no presentan saldo deudor (salvo las que sí lo puedan tener. Por ej: 708-709…).
    • Comprueba que la Cifra de Negocios coincida con la base imponible del modelo 390
    • Comprueba si la Cifra de Negocios ha superado el 1.000.000 €, a efectos del IAE
    • Comprueba que las subvenciones a la explotación se hayan contabilizado en la cuenta 740.

 En fin, el buen contable hace todo esto y mucho más. El problema es que muchas veces la dirección de la empresa trata al buen contable como a la buena salud. No lo valora hasta que desaparece.

Manuel Francés García.

Director Ejecutivo Íntegra Asesores